fbpx
Diseño de Iluminación

Diseño de iluminación: qué tener en cuenta al momento de planificar

La luz es un instrumento que nos permite comunicar, mostrar, resaltar, llamar la atención, despertar emociones. Con una iluminación adecuada se pueden destacar productos, dar sensación de calidez y/o amplitud, amenizar espacios de estudio y trabajo, entre otras cuestiones que tienen que ver con la vida cotidiana.

Ahora bien, ¿Qué tener en cuenta a la hora de planificar la iluminación de un espacio? Aunque, por supuesto, las características del lugar físico así como los objetivos que se persigan serán fundamentales, existen una serie de principios básicos al momento de diseñar.

Iluminancia

Es la que permitirá medir la cantidad de luz que cae y se expande sobre la superficie. Como mencionamos, los valores adecuados de iluminancia tendrán que ver con un estudio previo de la superficie a iluminar, del objetivo con el que se la ilumine y de la distancia que haya con la fuente de luz. Por ejemplo, para lectura o escritura se necesitará de un valor alto de iluminancia.

La unidad de intensidad con la que se mide es el lux (lx) y puede cuantificarse con un medidor de color, uno de iluminancia o un espectrofotómetro de iluminancia.

Luminancia

Se trata de la cantidad de luz que emite, atraviesa o refleja en una superficie plana. Es, además, detectada por el ojo humano y funciona como indicador de la energía luminosa que somos capaces de percibir.

Relacionado con el brillo de la luz emitida, en la industria de las pantallas, por ejemplo, se utiliza para cuantificarlo.

¿Cuál es la unidad para medir su intensidad? La candela/metros cuadrados (cd/m2). y puede cuantificarse con un espectro radiómetro, un medidor de luminancia o un medidor de color.

Propiedades de la Luz

Dirección

Este elemento es fundamental a la hora de resaltar objetos y crear atmósferas. ¿Por qué? Porque dependiendo de la orientación que escojamos, el objeto, persona o lugar que nos interese se verán beneficiados o afectados. Esto se debe a que la luz resaltará algunas de sus facetas y ocultará otras.

En fotografía, por ejemplo, la dirección es un factor clave a la hora de montar una escena y generar sensaciones en el espectador.

Altura

Otro de los aspectos importantes a tener en cuenta cuando planificamos la iluminación de un espacio es la altura. Este elemento tiene relación con, por ejemplo, la intimidad que deseemos para nuestro lugar: mientras menor sea la altura, mayor será la sensación de intimidad. 

Dos factores determinantes a tener en cuenta sobre este elemento son la superficie a iluminar y la cantidad de luz que producirá la lámpara que escojamos. 

Temperatura de la luz

Temperatura

Seguramente en más de una ocasión habrán oído hablar de luces cálidas y luces frías. Estas características definen el tipo de atmósfera que queremos darle a nuestro espacio.

Así, por ejemplo, en el hogar las luces cálidas son ideales para generar un clima ameno, familiar y acogedor. Son también muy utilizadas en restaurantes para crear un ambiente íntimo y cómodo. Pero si lo que buscamos es productividad, como en una oficina o lugar de estudio, lo más recomendable será acudir a las luces frías.

 

Aunque insistimos en que es fundamental conocer las condiciones del espacio físico que se iluminará y los objetivos con los que se hará, tener en cuenta estos elementos será clave para lograr tus metas. Y recuerda que un diseño correcto, planificado por un especialista en el área, marcará la diferencia.

Featured Items
EnglishSpanish
Abrir chat